Lo que más les gusta a los gusanos al llegar la primavera es bailar. Aqui tenemos la prueba. Su nombre es Wormy y no puede evitar mover "el esqueleto" en cuanto suena música.