VILLALPARDO

 

troducción Prehistoria Origen del Nombre Edad Moderna SigloXVIII Siglo XIX

 

 

 

INTRODUCCIÓN.

La incorporación del C.R.A. "Manchuela" a las Nuevas Tecnologías, se está llevando a cabo desde hace unos años.

Algunas de las actividades programadas en los distintos proyectos, nos remiten al entorno inmediato, y por esa razón, nos resulta " de obligado cumplimiento" hacer un estudio histórico de este entorno.

No se pretende hacer un estudio minucioso de la población y de la naturaleza(medio, fauna, flora) sino un ligero paso que abarque el largo que trecho que va desde la Prehistoria hasta los últimos años del siglo XIX.

Se combinarán aspectos generales junto a eventos y datos concretos de la villa de Villalpardo.

Quede claro que esta referencia histórica es tan solo un pequeño dato y que lo único que se pretende es despertar esa "conciencia investigadora" que reposa dormida en las gentes de este pueblo.

La Arqueología prehistórica tiene como objetivo descubrir cómo viven las gentes del pasado, a través de los restos materiales, productos de sus actividades, que han llegado hasta nosotros.

A este conjunto de restos lo llamamos "registro material". Su estudio se debe acometer de manera que intentemos obtener información sobre el cómo, el porqué, y el cuando de dicho registro, inmerso, en el caso de la Prehistoria, en un marco sin referencia escrita alguna.

Cualquier descripción del paisaje y entorno de Villalpardo hace 2300 años hubiese podido ser así muy probablemente:

" Se trata de una zona de bosque mediterráneo muy espesa, en donde podemos encontrar gran cantidad de especies, tanto de flora como de fauna, predominado por encima de todas ellas, majestuosamente la Encina.

 

PREHISTORIA.

La realidad, si nos atenemos al paisaje actual y analizando el "registro material"( la cerámica), es muy distinta.

Es de suponer que Villalpardo antes de las invasiones y colonizaciones, esta poblada por gentes celtíberas que han asimilado una gran cantidad de técnicas, costumbres y saberes de sus vecinos levantinos.

La zona boscosa es propicia para la formación de pequeños asentamientos que viven de la caza, pesca y del saqueo a sus vecinos. Suelen constituirse en clanes y establecerse sobre los montículos más elevados del paisaje. Pese a ser varios clanes, parece ser que no llegan a constituirse en federaciones. La prueba está en que pese a ser muy aguerridos y valientes, y utilizar las guerras de guerrillas, caen en poder de los invasores, porque les falta una estructura político militar.

En distintas épocas, pasan de ser mercenarios de cartagineses, a enemigos de romanos.

Veneran a los altos montes, que les sirven de baluarte contra las invasiones de gentes extrañas.

Creen también en un ser eterno.

Al parecer, parte de su dieta la tienen en su entorno inmediato, pues en algunos alrededores se han llegado a encontrar bellotas almacenadas; signo inequívoco de que este producto es una gran fuente de alimentación y que tienen muy " a mano".

La proximidad a la vía " Ad putea" ( inmediaciones de Ledaña_Iniesta) y la inmediatez del río Cabriel les brindan la ocasión de ser "zona estratégica de apoyo logístico" a dos rutas comerciales.

Este movimiento hace que los moradores de villalpardo tengan excelentes relaciones, como se ha comentado, con el levante y con el sur.

Del levante adquieren las técnicas de la cerámica y de la pintura en los abrigos.

Es muy probable que estas gentes trabajasen ya en las minas de Minglanilla, y debido a una operación de trueque con cartagineses, éstos empezarán a extraer la sal, por conocer su valor y utilidad .

Existe un cierto tiempo en el que los romanos conviven con estos pobladores; la cerámica de la zona indica que se puede llegar a esa conclusión.

 

ORIGEN DEL NOMBRE:

La forma más lógica y correcta de poder hacer un estudio del por qué se ha llamado Villalpardo, es utilizar la toponimia. Ésta procede de los vocablos griegos "TOPO" (lugar) Y " ONOMA"(nombre), definiéndose como: El estudio del origen y significado de los nombres propios de un determinado lugar.

Debemos saber que la civilización romana da nombre a muchos lugares en Hispania utilizando aspectos toponímicos.

En la civilización romana, la villa o villar, es el nombre genérico que cada propietario da a su propiedad.

Casi siempre se trata de grandes extensiones de terreno (más de 40 has.), que poseen tres zonas características y perfectamente delimitadas:

  • Zona urbana. Casa del dueño y alrededores.
  • Zona rústica. Lugar donde viven los esclavos y se encierra y cuida a los animales.
  • Zona fructuaria. Espacios en donde se guarda la producción.

Es de suponer que sobre el poblado celtíbero se constituye la villa romana, o sea, en lo más alto del entorno . Desde este precioso puesto se debe ver un paisaje inmenso , lleno de encinas (quercus ilex – encina de bellota), y en ciertas épocas del año, el colorido "pardo", tanto de la hoja perenne de la encina como del manto de la superficie terrestre, es merecedor de este nombre VILLAR PARDO.

Ha y que tener en cuenta que pocas villas, lugares o ciudades conservan íntegro su nombre fundacional; tan solo algún capricho de la gramática medieval ha jugado con la permuta de R / L y ha constituido una sola palabra simple donde habían dos.

Por los restos existentes, esta población no debe ser muy rica, pero sí pasa por todas las etapas del Imperio romano: impulso – apogeo - decadencia.

La vida de esta población, desde la caída del Imperio romano, bien con árabes, bien con cristianos, queda supeditada a Iniesta

Los periodos visigodo y árabe, deben ser fruto de una investigación más profunda ya que se sabe muy poco de esta zona.

Tan solo la reconquista nos permite retomar la historia de esta población allá por el año 1100 ó 1200. Se trata de una época en la que los asentamientos de la repoblación cristiana procedente del norte y centro, se encuentran con moradores mozárabes, judíos, etc, y forman la población .

Iniesta se erige como protectorado de Villalpardo durante muchos años, primero como señorío dependiente del Marquesado de Villena y después como Villa privilegiada con ciertos fueros, que utiliza para beneficio de sus moradores pero no siempre para el de los pueblos que debe proteger y cuidar.

 

EDAD MODERNA

El poder que la reina Isabel I de Castilla había otorgado a Iniesta y la interpretación que las autoridades del señorío dan de ese poder, llega a enfrentar a los poderes fácticos de los "lugares" con las autoridades de Iniesta.

Esta política de control de la " capital", llevada a cabo también en tiempo de los Austrias, crea un mal ambiente entre los pueblos que componen el señorío: Villarta, Villalpardo, El Herrumblar, Ledaña, Graja, Castillejo, Minglanilla, etc; ello es razón para que todos luchen hasta conseguir la independencia administrativa y judicial.

SIGLO XVIII - EXENCIÓN DE INIESTA.

La exención ( independencia) no es tan fácil para ningún pueblo, porque eso supone, en principio, disponer unos recursos económicos que no tienen hasta entonces. Organizarse judicialmente e impartir penas que llegan incluso a la muerte y al destierro.

Genera también dificultades adquirir la independencia porque ello va unido a unas cesiones de terreno por parte de Iniesta que nunca quiere reconocer y que siempre intenta pleitear para así alargar más su posesión.

En 1729 Villalpardo comparte carta en la que se hace notorio EL PRIVILEGIO DE EXENCIÓN concedido por el primer rey Borbón FELIPE V , así como los CARGOS QUE NOMBRA EL REY PARA ADMINISTRAR ORDEN Y JUSTICIA.

Los cargos asignados son: Alcalde, regidor y alguacil.

Interesa conocer los cargos que se nombran así como las competencias de cada uno de ellos:

ALCALDE ORDINARIO: Su labor es de carácter municipal y aparece como el cargo institucional más representativo dentro del Ayuntamiento. El ámbito de su gobierno abarca tanto a lo civil como a lo criminal. Preside el concejo que gobierna junto a los regidores que haya. Es el encargado de recaudar impuestos y contribuciones reales y como representante del Estado, mantiene el orden en el lugar o villa.

REGIDOR: Viene a ser como un concejal en la actualidad. La diferencia es que este cargo era de por vida y hereditario a descendientes. El cargo se podía comprar y vender; quien pretendía comprarlo ofrecía u precio que llamaban " de tanteo". Su misión era la vigilancia municipal, y la administración y abastecimiento de los bienes comunes. Este cargo lo nombraba el rey.

ALGUACIL: Tenía funciones de policía y vigilancia del monte; estaba al servicio de regidores y alcaldes.

Por la extensión asignada a Villalpardo, este lugar ( llamado así por no tener categoría de villa) debe tener alrededor de 40 cabezas de familia, ya que los amojonamientos de terreno se hacen en función de los habitantes del lugar.

Este pueblo, , consigue la independencia en el año 1729 y tiene que atender grandes pagos hasta encontrar su estabilidad socioeconómica. Por independizarse también debe pagar una cierta suma a la corona, amén de sufragar los gastos de trámites que son largos y costosos económicamente hablando.

Los cálculos que se establecen, están en torno a los 7.500 maravedíes " per cápita" al menos en los "lugares" de la zona.

 

SIGLO XIX - DESAMORTIZACIÓN DE MADOZ.

Como dato más destacable del siglo XIX, es importante mencionar la desamortización.

Al parecer, la desamortización de Mendizabal no afecta a Villalpardo, pero sí sufre las consecuencias de la Desamortización de Madoz 1.

Villalpardo se encuentra entre los 20 pueblos de la provincia de Cuenca que sufren la expropiación de varias fincas; solo de terrenos rústicos propiedad del Estado, en el término de Villalpardo, se subastan 153 has. Estas tierras son, por regla general, realengos baldíos de poco valor económico.

Se enajenan estas fincas:

Propiedad del clero: Urbanas : 1 . Rústicas: 3 .

ð valor total: 20.476 R. V.

Propiedad del Estado: " 0 . Rústicas: 8

Prp.de Ayuntamiento: " 0 Rústica: 1 ð valor total: 1.100 r.v.

TOTAL VALOR EXPROPIACIÓN ............................... 21. 576 R.V.

Para curiosidad de propios del lugar y extraños, se publican estos datos de personas que pujan en subasta y adquieren bienes en Villalpardo.

Estas subastan se hacen entre los años 1855 y 1868.

D. José Arriaga de Minglanilla, se queda con dos terrenos baldíos en Villalpardo.

D. Diego Gadea de Minglanilla compra 5 terrenos baldíos con 42,81 has. Por 1531 reales de vellón en Villalpardo.

D. José María García vecino de Villalpardo. Mediano labrador compra un baldío de 9 has. Por 3100 r. V.

Sobre la historia posterior a estas fechas es posible que exista una transmisión oral, viva todavía en algunas personas, razón por la que se considera oportuno terminar de exponer estos datos.